Una dieta digital sana

By on 10-29-2019

Las ventas de caramelos siguen aumentando, al igual que el consumo de tecnología. ¿Qué puede enseñarnos la educación nutricional sobre el bienestar digital?

Aunque a nuestros padres les preocupaba que hablásemos con desconocidos cuando salíamos a dar una vuelta con nuestros amigos en esta época del año, puede que a nosotros en Halloween nos preocupe más lo que nuestros hijos hacen en nuestra propia casa. Hoy en día, los adolescentes consumen menos alcohol, tienen menos interés en las relaciones románticas y salen menos de fiesta que las generaciones anteriores. Tal vez esto suponga un alivio para una generación de padres sobreprotectores que crecieron rodeados de advertencias sobre los peligros de aceptar caramelos de desconocidos e historias conmovedoras sobre los niños llavero, pero nuestros hijos están expuestos a otro tipo de peligros porque cada vez pasan más tiempo a solas con su teléfono móvil. Un artículo de la revista Atlantic de 2017 titulado «¿Han destruido los smartphones una generación?» sugería que, aunque los adolescentes de la generación postmillennial están menos expuestos a los riesgos físicos que las generaciones anteriores, es posible que su salud mental penda de un hilo. 

¿Cuál es la mejor forma de hacer frente a esta pandemia moderna? Si estás leyendo este artículo, probablemente ya conoces la respuesta: la clave está en el equilibrio. Sin embargo, es más fácil decirlo que hacerlo, porque incluso a nosotros nos cuesta desconectar en este mundo hiperconectado. Hay quien compara las adiciones tecnológicas con la nicotina y otro tipo de drogas, pero tal vez sea más sencillo afrontar el problema si pensamos en la tecnología como si se tratara de comida. En términos realistas, es imposible vivir sin ella, así que debemos encontrar una forma de incorporarla a nuestras vidas sin que acabe convirtiéndose en un peligro para nuestra salud.

Pongamos el ejemplo de los caramelos de Halloween. Son baratos, divertidos, y no podríamos imaginarnos Halloween sin ellos, pero también pueden acabar siendo perjudiciales para nuestra salud si no controlamos su consumo, y ¡es muy fácil abusar de ellos! Lo mismo puede decirse de Internet. Casi todo el mundo puede acceder a él, y como en el caso de los caramelos, puede llegar a ser muy adictivo y afectar negativamente a nuestra salud.

Nadie tiene intención de prohibir los caramelos, ni de renunciar a las ventajas que ofrece la tecnología. Como padre, puedes utilizar las mismas herramientas que usas a la hora de ayudar a tus hijos a mantener una dieta equilibrada para enseñarles a hacer un uso saludable de la tecnología, de forma que puedas centrarte en disfrutar con ellos de esta fiesta familiar.

Las golosinas e Internet esconden un lado oscuro

Informa y educa

Todos sabemos que no es bueno abusar del azúcar, pero la mayoría de los padres permiten a sus hijos consumirlo de forma esporádica. Saben que es mucho más difícil convencer a los niños de que prueben los tacos sin gluten que las gominolas. Del mismo modo, todos sabemos que abusar de las pantallas es perjudicial para nuestra salud. Sin embargo, son muy pocos los padres que optan por prohibir Internet en casa.

Hoy en día, todos somos conscientes de la importancia de mantener una dieta equilibrada y hemos aceptado la idea de que ningún alimento es perjudicial para nuestra salud siempre que lo consumamos con moderación. Pero la educación nutricional no pasó a formar parte del currículo escolar hasta las décadas de los 70 y los 80. En 1969, siguiendo las recomendaciones de la Conferencia de la Casa Blanca sobre Alimentación, Nutrición y Salud, los colegios de EE.UU. pusieron en marcha un programa nutricional que más adelante acabaría aprobándose en el marco de la Ley de Nutrición Infantil. Es evidente que la seguridad y el bienestar digital deben formar parte del currículo escolar, pero los padres también podemos educar y aconsejar a nuestros hijos en casa. Habla con ellos de forma abierta y sincera sobre los peligros que pueden encontrar Internet y anímales a compartir contigo lo que hacen en la red. ¿Cuál es su youtuber favorito? ¿Cuál es la aplicación de moda? Cuanto más naturales os resulten este tipo de conversaciones, más confianza tendrán tus hijos a la hora de hablar contigo si sufren problemas como el ciberacoso o los depredadores digitales.

Establece horarios

¿A que nunca se te ocurriría llevar a tus hijos al colegio sin prepararles un buen desayuno? Y ya sabemos lo que pasa si nos saltamos una comida… lo más probable es que nos pasemos el día tomando tentempiés poco saludables. Por eso, establecer un horario para el uso de la tecnología es una buena forma de enseñarles a tus hijos a responsabilizarse de su propio bienestar digital. Lo primero que deberíais hacer es sentaros a hablar y acordar a qué horas podrán utilizar las pantallas: puede ser después de hacer los deberes o únicamente los fines de semana. Decidáis lo que decidáis, Qustodio os permitirá configurar fácilmente el horario y limitar el uso de aplicaciones concretas. También es recomendable que decidáis en qué zonas de la casa evitaréis el uso de dispositivos digitales, como la mesa del comedor y el dormitorio.

Ofréceles alternativas saludables

¡Si dejas un bol lleno de caramelos en la mesa, lo más probable es que tanto tú como tus hijos acabéis atiborrándoos de azúcar! En cambio, si preparas un aperitivo sano, como un poco de fruta o unas nueces, os resultará más fácil elegir la opción saludable. De la misma manera, asegúrate de ofrecerles actividades de ocio alternativas a las pantallas. Reservad tiempo para jugar a juegos de mesa, cocinar juntos, pasear por el campo e ir a la biblioteca. ¡Cuantas más alternativas les ofrezcas, más probable será que cambien el iPad por los pinceles!

Dales ejemplo

Si te resulta difícil mantener una dieta equilibrada, o cambias con frecuencia de hábitos alimenticios, tus hijos repetirán el mismo patrón. Lo mismo sucede en el caso de la tecnología: si adoptas unos hábitos digitales saludables, ellos seguirán tu ejemplo. Eso significa que, si habéis acordado una serie de reglas en cuanto al uso de las pantallas, tú también deberías respetarlas. ¡Nada de responder a correos electrónicos de trabajo durante el desayuno ni de mirar el móvil a escondidas durante vuestras excursiones familiares por la naturaleza! Los niños se dan cuenta enseguida de que no les prestamos atención, así que si descubren que tu principal prioridad son las pantallas, aprenderán a hacer lo mismo. 

¡Si incorporáis estos hábitos saludables a vuestro día a día, podréis pasarlo de miedo tanto este Halloween como durante el resto del año!

La newsletter de Qustodio Consejos inteligentes para padres está diseñada para ayudarte a mantenerte informado como padre y criar a tus hijos en la era digital con un poco más de confianza. Sin alarmismos. Sin modas. Solo los mejores consejos de verdaderos expertos en la materia.

Suscríbete a nuestra newsletter Consejos inteligentes para padres y recibe recomendaciones de expertos todos los meses.