Aprende a elegir los límites digitales más adecuados para tus hijos en función de su edad

By on 11-13-2019

Esta guía elaborada por una psicóloga infantil contiene una serie de recomendaciones sobre el uso de la tecnología de los más pequeños en función de su edad

El uso de los dispositivos digitales no ha dejado de aumentar durante las últimas décadas. Los padres y cuidadores tienen buenos motivos para preocuparse por el tiempo que pasan los niños delante de la pantalla, los contenidos que consumen y los potenciales riesgos que tanto uno como otro pueden entrañar. Sin embargo, a día de hoy disponemos de muy pocas recomendaciones con base científica que nos permitan determinar con seguridad qué hábitos de uso son saludables para los niños, y muchas de ellas son contradictorias.

Buena parte de la confusión se debe simplemente al hecho de que ningún niño es igual a otro, y la cultura y las circunstancias particulares de cada familia también son diferentes. Además, las nuevas tecnologías ya no son solo una forma de ocio; por ejemplo, muchas de las recomendaciones se han modificado para reflejar el hecho de que hoy en día muchos niños pasan como mínimo esa cantidad de tiempo delante la pantalla solo durante el horario escolar. Lo que es evidente es que no hay una fórmula universal que se pueda aplicar tanto a los niños como a los adolescentes.

...no hay una fórmula universal que se pueda aplicar tanto a los niños como a los adolescentes.

Suelo tener en cuenta un gran número de factores a la hora de ayudar a mis clientes a establecer expectativas y límites saludables para sus hijos. Aunque hay algunas recomendaciones generales que podemos aplicar a los niños de un grupo de edad concreto —como las pautas elaboradas por la Asociación Americana de Pediatría (AAP), que se actualizaron por última vez en 2016—, es fundamental determinar si el niño está preparado para tener su primera toma de contacto con los dispositivos y los medios digitales. Por ejemplo, es posible que algunos niños hayan alcanzado el nivel de responsabilidad y madurez necesario para utilizar un teléfono móvil de forma segura a los 13 años (ten en cuenta que algunas de las figuras más destacadas del mundo de la tecnología no han permitido a sus hijos utilizar dispositivos conectados a Internet hasta los 14 años), mientras que otros pueden no hacerlo hasta bien entrada la adolescencia. Los padres deben tener siempre en cuenta el nivel de desarrollo y de responsabilidad del niño, así como su comportamiento general y sus capacidades, antes de decidir a qué edad pueden empezar a utilizar los smartphones o las redes sociales.

Asimismo, es importante que los propios padres reflexionen sobre el papel que van a desempeñar en este proceso. Normalmente, les pido que se planteen si están dispuestos a encontrar el tiempo necesario para supervisar lo que sus hijos hacen en Internet, y si están preparados para enseñarles a utilizar este tipo de dispositivos, hablar con ellos sobre la seguridad y la privacidad, etc. Lo que no pueden hacer es limitarse a entregarles un teléfono o una tableta y esperar que sepan cómo desenvolverse en el mundo digital. Las aplicaciones de control parental constituyen una gran herramienta en este sentido, y habitualmente recomiendo su uso, pero el hecho de utilizar una no significa que podamos poner el piloto automático y olvidarnos de todo lo demás. Este tipo de aplicaciones pueden servirnos de guía a la hora de decidir de qué temas debemos hablar con nuestros hijos, pero encontrar el tiempo necesario para hacerlo seguirá siendo responsabilidad nuestra.

Los niños de hoy en día son nativos digitales, y puede que sean capaces de utilizar la tecnología de forma intuitiva, pero eso no quiere decir que comprendan los peligros que suponen los ciberacosadores o los ciberdepredadores. Con frecuencia, en muchos casos no son conscientes de que lo que publican en Internet no desaparece y puede llegar a perjudicar sus posibilidades de entrar en la universidad que han elegido o de obtener un trabajo en el futuro, o hacer que terminen lamentando el daño que han causado a otras personas. Poder acceder a todo un mundo supone una gran responsabilidad. Independientemente de su edad, los niños necesitan orientación y un apoyo constante para aprender a procesar las experiencias que viven en el mundo digital y desarrollar hábitos digitales seguros y saludables.

Los niños necesitan orientación y un apoyo constante para aprender a procesar las experiencias que viven en el mundo digital y desarrollar hábitos digitales seguros y saludables.

Para este fin, he elaborado una serie de recomendaciones para niños de diferentes grupos de edades basadas en el estudio que estoy llevando a cabo y mi propia experiencia clínica:

Todas las edades

  • Evita el uso de dispositivos electrónicos en el dormitorio por la noche. La luz que emiten las pantallas dificulta la conciliación del sueño, y los niños pierden horas de descanso en un momento fundamental para su desarrollo.
  • La misma regla se aplica a las horas de las comidas. Algunos estudios indican que limitar el uso de dispositivos electrónicos en la mesa permite disfrutar de una alimentación más saludable y afecta positivamente a la comunicación y las relaciones de toda la familia.
  • Descansad la vista de la pantalla cada 30-60 minutos para cuidar vuestra salud ocular y proteger vuestra visión y garantizar el correcto funcionamiento del cerebro.

Niños de 0 a 4 años

  • Limita al máximo la exposición de los niños a los dispositivos y los medios digitales, y asegúrate de que los utilizan principalmente bajo supervisión adulta.
  • Según las recomendaciones de la AAP, los niños menores de 18 meses no deben utilizar ningún tipo de medio digital, salvo en el caso de las videoconferencias familiares. Esta institución recomienda también evitar que los niños de entre 18 y 24 meses consuman contenidos digitales y participen en actividades que requieran el uso de este tipo de dispositivos sin supervisión adulta, ya que la participación de los padres y de los cuidadores es fundamental para garantizar un desarrollo cerebral adecuado. Los niños de entre 2 y 4 años no deberían pasar más de una hora al día delante de la pantalla.
  • Además, los padres y los cuidadores deben asegurarse de que los niños pequeños consumen únicamente contenidos de calidad apropiados para el cerebro infantil, el cual todavía no ha terminado de desarrollarse. No pasa nada por permitirles utilizar libros electrónicos o interactivos de vez en cuando, siempre que sea bajo la supervisión de un padre o un cuidador que participe en la lectura. Además, ten en cuenta que se ha demostrado que algunos contenidos infantiles no tienen efectos positivos en los niños y pueden incluso resultar perjudiciales. ¿Recuerdas el caso Baby Einstein?

Niños de 5 a 8 años

  • Evita que pasen más de dos horas al día delante de la pantalla fuera del horario escolar y fomenta actividades como el juego, el deporte o pasar tiempo en familia en lugar de aquellas que requieren el uso de dispositivos electrónicos.
  • A esta edad puedes permitirles utilizar este tipo de dispositivos sin supervisión de forma esporádica.
  • Los contenidos deben ser de calidad y educativos, principalmente.
  • No es recomendable que accedan a las redes sociales.
  • Todavía no están preparados para tener su primer teléfono móvil.

Niños de 9 a 11 años

  • Fomenta las actividades que no requieren el uso de la tecnología. Eso significa que los niños deben acostumbrarse a realizar otro tipo de actividades antes, como practicar deporte, realizar las tareas domésticas, dar rienda suelta a sus aficiones, desarrollar sus relaciones sociales, hacer los deberes, etc. Aunque durante mucho tiempo la recomendación general ha sido limitar el uso de las pantallas a 2 horas, esto no tiene por qué ser lo más adecuado en todos los casos. Normalmente, resulta más beneficioso centrarse en conseguir que los niños dediquen la mayor parte de su tiempo a otro tipo de actividades y dejar el uso de los dispositivos electrónicos para más tarde.
  • A esta edad no es recomendable que accedan las redes sociales ni están preparados para tener su propio teléfono móvil. Si es necesario que dispongan de uno por razones de seguridad, es mejor elegir un modelo con tapa que únicamente permita realizar llamadas.

Niños de 12 a 14 años

  • Sigue fomentando actividades que no requieran el uso de dispositivos digitales y enséñales que las pantallas son una opción lúdica a la que hay que anteponer otras tareas y obligaciones.
  • Dependiendo del nivel de desarrollo del niño, puedes empezar a plantearte la idea de permitirle utilizar por primera vez un smartphone, siempre dentro de unos límites estrictos. Es fundamental determinar si tanto los niños como los padres están preparados para gestionar su uso de forma segura y responsable y, en este sentido, hay algunas preguntas que pueden resultar muy útiles a la hora de tomar una decisión al respecto:
    ○ ¿Tus hijos son propensos a perder sus objetos personales? ¿Suelen ser responsables con ellos?
    ○ ¿Respetan habitualmente las normas y los límites que has establecido? ¿Alguna vez han tenido problemas para ceñirse a ellos?
    ○ ¿Confías en ellos?
    ○ ¿Hacen los deberes, realizan las tareas domésticas y se ocupan de otro tipo de tareas u obligaciones?
    ○ ¿Han mostrado comportamientos inadecuados o de riesgo hacia los dispositivos o los medios electrónicos en casa, en el colegio o en casa de otras personas?
    ○ ¿Estás dispuesto a establecer y a hacer cumplir puntualmente una serie de normas y límites en relación con el uso de este tipo de dispositivos?
    ○ ¿Tus hijos están dispuestos a firmar un contrato o un acuerdo que recoja en qué van a consistir esas reglas y límites?
    ○ ¿Estás dispuesto a utilizar herramientas de control parental, a supervisar periódicamente la actividad de tus hijos en los dispositivos y medios digitales y a hablar con ellos sobre los contenidos que consumen y las personas con las que se relacionan a través de Internet?
  • Limita al máximo su exposición a las redes sociales (muchas de las cuales establecen restricciones de edad aún más elevadas) y supervisa su actividad siempre que puedas para enseñarles a desarrollar habilidades comunicativas y hábitos digitales adecuados y saludables.

Niños de 15 a 17 años

  • Continúa fomentando actividades que no requieran el uso de dispositivos electrónicos y enséñales que las pantallas son una opción lúdica a la que hay que anteponer otras tareas y obligaciones.
  • A esta edad podemos permitirles utilizar smartphones, siempre que nos demuestren que son lo suficientemente responsables y que están preparados para utilizarlos. Si necesitas ayuda para decidirlo, revisa las preguntas que aparecen en el apartado anterior.
  • Normalmente, es un buen momento para que empiecen a utilizar las redes sociales bajo nuestra supervisión, ya que el objetivo es que los adolescentes responsables disfruten de un mayor grado de libertad dentro de unos límites razonables. Los padres debemos tener un papel activo a la hora de promover y afianzar hábitos digitales seguros y saludables en nuestros hijos. Hablar con los niños de esta edad sobre lo que ven en Internet, las personas con las que se relacionan y las experiencias que viven es esencial para proteger su salud y su seguridad.
  • Asimismo, hay que concienciar a los adolescentes de esta edad que cuentan con algún tipo de permiso de conducir de los riesgos que conlleva el uso de este tipo de dispositivos al volante.

Hoy en día, los dispositivos electrónicos y los medios digitales son una parte fundamental e imprescindible de las vidas de los niños y los adolescentes, pero necesitan que les ayudemos a identificar los peligros a los que se exponen y a poner límites. Establecer límites y expectativas realistas, supervisar periódicamente su actividad en la red y mantener una buena comunicación con ellos les permitirá adquirir los hábitos digitales seguros y saludables que necesitan para desarrollar su resiliencia y abrirse camino en un mundo donde lo online cobra cada vez mayor protagonismo.

Dra. Nicole Beurkens

Nicole Beurkens es doctora en Psicología Clínica, posee el certificado de especialista en Nutrición humana y se ha especializado en la evaluación y el tratamiento de niños con trastornos mentales y del desarrollo severos. A lo largo de sus 20 años de experiencia, ha tratado con éxito a más de 1000 niños y familias utilizando técnicas relacionadas con la alimentación, el estilo de vida y la salud mental.

La newsletter de Qustodio Consejos inteligentes para padres está diseñada para ayudarte a mantenerte informado como padre y criar a tus hijos en la era digital con un poco más de confianza. Sin alarmismos. Sin modas. Solo los mejores consejos de verdaderos expertos en la materia.

Suscríbete a nuestra newsletter Consejos inteligentes para padres y recibe recomendaciones de expertos todos los meses.