Google Classroom: guía de seguridad para padres

By on 08-31-2020

Aprende a proteger a tus hijos en la aplicación educativa más utilizada del mundo.

Es probable que cuando tus hijos vuelvan al cole este año en persona, en remoto, o ambos, les piden que utilicen Google Classroom para organizar los deberes y mantenerse en contacto con sus profesores. Aunque muchos colegios de Estados Unidos llevan años utilizando el servicio gratuito de Google, el cierre de colegios y las restricciones impuestas debido a la covid-19 han obligado a padres, profesores y niños a familiarizarse con fenómenos como la educación a distancia, el aprendizaje remoto o la escolarización en casa y han contribuido a extender el uso de Google Classroom a nivel global. La herramienta del gigante tecnológico, que actualmente es la aplicación educativa más utilizada del mundo, debe su popularidad a la irrupción de las nuevas tecnologías en el ámbito de la educación a distancia, a su carácter gratuito y a la facilidad con la que se integra con Google Docs, Drive y el resto de productos que conforman la plataforma G Suite for Education de Google.

Aunque a priori todo esto puede sonar muy bien, Google Classroom se ha situado en el punto de mira debido a los riesgos que supone para la privacidad y la seguridad de sus usuarios. Te hemos preparado una guía rápida de la aplicación para ayudarte a familiarizarte con su funcionamiento y garantizar tu tranquilidad esta vuelta al cole.

Guía rápida de Google Classroom para padres 

¿Qué es Google Classroom?

Google Classroom es una plataforma educativa o docente integrada en G Suite for Education. Permite gestionar el proceso de enseñanza y aprendizaje, pero no es una plataforma de aprendizaje como IXL o Khan Academy. En palabras de Google, «ayuda a profesores y alumnos a organizar los deberes, aumentar la colaboración y fomentar una mejor comunicación». Por ejemplo, con la app de Classroom, los niños pueden subir tareas y los profesores pueden recopilar trabajos, añadir comentarios y asignar calificaciones en tiempo real desde sus clases o desde sus teléfonos.

¿Es Google Classroom seguro?

Los padres y las asociaciones defensoras de la privacidad llevaban muchos años quejándose de que Google utiliza sus productos educativos para rastrear los hábitos de navegación de los alumnos sin informarles adecuadamente de su política de recopilación de datos ni obtener el consentimiento explícito de los padres. Como respuesta, Google aceptó firmar en 2015 un acuerdo voluntario de buenas prácticas referente a la privacidad de los alumnos. En dicho acuerdo, se comprometía a:

  • Recopilar, almacenar, utilizar o compartir únicamente los datos personales necesarios para los fines educativos de sus servicios;
  • No utilizar los datos de los alumnos recopilados mediante sus servicios educativos para segmentar los anuncios en función de su comportamiento; 
  • Eliminar los datos personales de los alumnos una vez hayan finalizado su etapa escolar, a menos que hayan obtenido previamente el consentimiento de los padres.

El estado de Nuevo México presentó recientemente una demanda contra Google argumentando que la empresa había incumplido estos compromisos. El fiscal general del estado sostiene que Google recopila y utiliza muchos más datos de los alumnos de los que admite, y acusa a la empresa de haber violado la privacidad de los niños con los productos educativos que proporciona a los colegios públicos al rastrear la actividad digital de los alumnos en sus dispositivos personales cuando no utilizan Google Classroom con fines educativos, lo que supone una clara infracción de la Ley de Protección de la Privacidad Infantil en Internet (COPPA, por sus siglas en inglés) y la Ley de Prácticas Desleales de ese estado. 

Asimismo, el año pasado Google LLC y su filial YouTube desembolsaron la friolera de 170 millones de dólares para conseguir que la Comisión Federal de Comercio de Estados Unidos y el fiscal general de Nueva York retiraran la acusación de que su servicio para compartir vídeos recopilaba de forma ilegal los datos personales de los niños sin el consentimiento de los padres. 

Toda esta atención mediática y legislativa debería beneficiar a los padres y a los niños y obligar a Google a ofrecer una mayor transparencia sobre los datos que recopila y el tratamiento que hace de ellos. Tras analizar el Aviso de privacidad de G Suite for Education, tenemos la seguridad de que los niños menores de 12 años que utilizan Google Classroom con una cuenta de su colegio están protegidos por las normas que prohíben a Google hacer un seguimiento de sus hábitos de navegación y recopilar datos que no sean estrictamente necesarios para proporcionar sus servicios educativos. 

Sin embargo, albergamos ciertas dudas respecto a la protección de los datos de los niños mayores de esa edad. Tampoco estamos seguros de qué sucedería si tus hijos utilizasen Google Classroom con una cuenta de Gmail personal (en lugar de una proporcionada por su colegio). En ese caso, parece que Google podría recopilar y hacer un seguimiento de sus datos (los sitios web que visitan, el contenido que consumen, su localización, etc.) y mostrarles anuncios. 

Por último, existe también el riesgo de que los datos de tus hijos acaben en manos de terceros. Aunque Google asegura que no comparte los datos de los alumnos con sus socios ni los comercializa, sí que se reserva la posibilidad de hacerlo «en las circunstancias excepcionales descritas en el Acuerdo de G Suite». En definitiva, aunque es complicado e improbable, es posible que un tercero pueda recopilar los datos de tus hijos y utilizarlos con fines de personalización o segmentación. 

¿Cómo puedo garantizar la seguridad de mis hijos en Google Classroom?

  1. Ponte en contacto con el colegio de tus hijos e infórmate sobre el tipo de datos que comparten con Google (también es una buena oportunidad para descubrir con quién más los comparten).
  2. Asegúrate de que tus hijos utilicen la cuenta de Google Classroom que les ha proporcionado el colegio en lugar de su cuenta personal de Gmail. 
  3. Aprende a acceder a los datos personales de tus hijos y elimina los que prefieras no compartir (nota: para utilizar Classroom es necesario subir una fotografía y proporcionar ciertos datos personales). Si tus hijos disponen de una cuenta escolar, tendrás que ponerte en contacto con el administrador del colegio. Si utilizan su cuenta personal de Gmail, puedes modificar la configuración de privacidad desde la página de su cuenta de Google.
  4. Limita o bloquea el acceso a las funciones y servicios que no deseas que utilicen tus hijos. Por ejemplo, si el colegio permite el uso de YouTube, es probable que quieras asegurarte de que el «modo restringido» está activado. Al igual que en el caso de los datos personales, deberás ponerte en contacto con el administrador para que lo haga por ti si tus hijos utilizan una cuenta escolar.
  5. Si tus hijos están a punto de finalizar su etapa escolar o van a cambiar de colegio, solicita al administrador que elimine sus cuentas y su historial de datos. 
  6. Si tus hijos utilizan un dispositivo proporcionado por el colegio, como un Chromebook, tus opciones a la hora de configurar los controles parentales serán limitadas. Si has instalado Google Classroom en tu dispositivo, puedes utilizar aplicaciones como Qustodio para controlar el tiempo que pasan delante de la pantalla. Si tus hijos han estado utilizando la tecnología durante toda la jornada escolar, es más importante que nunca que desconecten y se decanten por otras alternativas de ocio después de las clases.

La newsletter de Qustodio Consejos inteligentes para padres está diseñada para ayudarte a mantenerte informado como padre y criar a tus hijos en la era digital con un poco más de confianza. Sin alarmismos. Sin modas. Solo los mejores consejos de verdaderos expertos en la materia.

Suscríbete a nuestra newsletter Consejos inteligentes para padres y recibe recomendaciones de expertos todos los meses.