Close
¡La protección de Qustodio para Chromebook ya está disponible! Obtén más información en este enlace>>

Resiliencia digital: aprende a fomentar la competencia social y emocional de tus hijos en Internet

By on 01-20-2021

¿Qué es la resiliencia digital y por qué es tan importante que ayudemos a los niños a desarrollarla?

Cuando hablamos de fomentar la resiliencia en los niños, todos los padres saben que el objetivo es ayudarles a desarrollar los conocimientos, la confianza y la fortaleza necesarios para hacer frente a las adversidades, gestionar la incertidumbre y reponerse de las experiencias estresantes o traumáticas. Sin embargo, cuando hablo de resiliencia digital, muchos no tienen del todo claro lo que significa este concepto. Este desconocimiento es una lástima por dos motivos. En primer lugar, porque la resiliencia digital es básicamente lo mismo que la resiliencia «normal», solo que aplicada a la interacción de los niños con el mundo digital. Y, en segundo lugar, porque se trata de una habilidad fundamental.

¿En qué consiste la resiliencia digital?

La mejor definición de resiliencia digital que he encontrado hasta ahora es la que ofrece el Grupo de Trabajo sobre Resiliencia Digital del UK Council for Child Internet Safety (el Consejo Británico para la Seguridad Infantil en Internet).  Según este organismo, «la resiliencia digital implica ser capaz de identificar las situaciones de riesgo en Internet, saber reaccionar ante los problemas, aprender de las experiencias online y tener la capacidad de sobreponerse a las dificultades o las adversidades».

Además, este grupo ha elaborado un marco conceptual práctico para ayudar a los padres y a los jóvenes a familiarizarse con el concepto:

  • Adquisición de competencias: el individuo es capaz de identificar las situaciones de riesgo en Internet y de tomar decisiones informadas sobre el espacio virtual en el que se encuentra.
  • Recopilación de recursos: el individuo dispone de la información necesaria para solicitar ayuda y cuenta con una lista de recursos apropiados.
  • Capacidad de recuperación: el individuo es capaz de sobreponerse a las dificultades experimentadas en el mundo digital recibiendo el apoyo necesario para favorecer su recuperación.
  • Capacidad de aprendizaje: el individuo es capaz de aprender de sus experiencias y de adaptar en la medida de lo posible sus decisiones futuras.

¿Por qué es importante la resiliencia digital? 

  • Los niños pasan mucho tiempo conectados a Internet. Los niños estadounidenses de entre 8 y 12 años pasan una media de casi 5 horas diarias delante de la pantalla con fines de entretenimiento, una cifra que en el caso de los adolescentes roza las siete horas y media (datos de Common Sense Media). Además, a diferencia de muchas de las experiencias que vivimos en el mundo real y que podemos gestionar en parte mediante la distancia física, resulta difícil desconectar de las experiencias del mundo digital, porque están presentes en nuestra vida las veinticuatro horas del día. 
  • Pasar más tiempo conectados implica estar más expuestos a las amenazas online. 1 de cada 4 usuarios de Internet ha experimentado de algún tipo de hostigamiento a través de la red, y el 36% ha sufrido alguna forma de ciberacoso, mientras que el 87% de los niños afirma que ha sido testigo de este tipo de conductas en Internet. Asimismo, los casos de ciberpederastia se dispararon durante los primeros meses de la pandemia debido a que los niños pasaban más tiempo conectados. «El ciberacoso es un problema que afecta a cada vez más niños, y a diferencia del acoso que se produce en el patio del colegio, pueden estar expuestos a él las veinticuatro horas del día. Es importante que los padres tomen medidas para aprender a apoyar a sus hijos ayudándoles a desarrollar su resiliencia digital desde una edad temprana», explica Lauren Seager-Smith, primera ejecutiva de Kidscape y miembro de la Real Sociedad de las Artes de Reino Unido.
  • A los adultos les cuesta más detectar lo que sucede en Internet. Muchas de las experiencias online negativas que viven los niños se producen en espacios privados, lejos de las miradas de los amigos y de los adultos de confianza. En ocasiones, a nuestros hijos les resulta difícil explicar lo que han vivido en Internet y se ven obligados a procesarlo solos. Este tipo de experiencias pueden resultar más traumáticas para ellos que las que tienen lugar en el ámbito escolar. 
  • Los niños con resiliencia digital, entienden, se recuperan y aprenden de las experiencias online negativas más rápido. Además, también tienen menos probabilidades de volver a cometer los mismos errores y de sufrir problemas de salud mental a largo plazo.

¿Cómo puedes fomentar la resiliencia digital en tus hijos?

  1. Comienza a establecer límites desde una edad temprana. Es más probable que tus hijos respeten las limitaciones que has establecido respecto al contenido y consuman juegos adecuados para su edad mientras sean pequeños. A medida que crezcan, probablemente dedicarán más tiempo a las redes sociales, consumirán más contenidos no controlados y participarán en comunidades más grandes. También empezarán a contribuir más al ecosistema digital como creadores y comunicadores. Es durante esta etapa, cuando accedan a un mayor número de servicios y contenidos sin supervisión, cuando más necesitarán su resiliencia digital. Sin embargo, podemos ayudarles a desarrollar las herramientas que les permitirán construir esa resiliencia mucho antes de que las necesiten. Es importante que establezcamos límites cuando empiecen a dar sus primeros pasos en el mundo tecnológico para controlar el tiempo que pasan conectados. De este modo les enseñaremos que los usuarios pueden controlar el uso que hacen de este tipo de dispositivos y que hay vida más allá de la pantalla.
  2. Ayuda a tus hijos a adquirir los conocimientos necesarios para tomar decisiones informadas. A medida que crezcan, es posible que dejen de jugar a juegos sencillos y ver vídeos para niños para consumir videojuegos, aplicaciones, plataformas de mensajería y contenidos más complejos. Conforme lo hagan, es importante que comiencen a familiarizarse con algunos temas, como:
    >El funcionamiento y la configuración de las opciones de privacidad.
    >El funcionamiento de los grupos de mensajería y la diferencia existente entre amigos y desconocidos en Internet.
    >Su papel como ciudadanos digitales; es decir, el hecho de que lo que hacen en Internet puede dejar una huella digital permanente, y que la resiliencia digital no se basa únicamente en gestionar su propio comportamiento, sino también el de los demás (en el sitio web de Common Sense Media encontrarás recursos de calidad sobre el concepto de ciudadanía digital).
    >Asimismo, es importante que les enseñes a aceptar los límites y a alcanzar el equilibrio entre el mundo real y el digital
  3. Fomenta una buena comunicación en casa. Si acostumbras a tus hijos a hablar abiertamente sobre su actividad online desde que son pequeños, después te resultará más fácil animarles a iniciar este tipo de conversaciones cuando se vuelvan más complicadas. Ayúdales a comprender que pueden acudir a ti (como padre) sin temor a sentirse juzgados si necesitan ayuda o apoyo. Mi recomendación es que procures no sobredimensionar las cosas y que les animes a tomarse un respiro de vez en cuando. Nadie puede ser perfecto siempre; todos cometemos errores, y debemos aprender a aceptarlo con naturalidad. 
  4. Potencia y apoya la autonomía de tus hijos cuando alcancen la adolescencia. Es posible que cuando lleguen a esta edad les permitas adquirir una mayor independencia a la hora de navegar por Internet. En esta etapa comienzan a buscar su identidad y aprenden a desenvolverse en el mundo por sí mismos. Es posible que tengan que afrontar retos como aceptar su imagen corporal o su identidad sexual y gestionar sus primeras relaciones. En concreto, las redes sociales pueden suponer un auténtico desafío para algunos adolescentes. Es fundamental que fomentemos su autoconciencia enseñándoles a reconocer y a dejar de interactuar con las cosas que les generan sentimientos negativos. Anímales a discutir los problemas a los que se enfrentan y, si lo necesitan, a buscar apoyo, ya sea el tuyo, el de un amigo o el de alguien de su círculo de confianza.  
  5. A medida que crezcan, empieza a utilizar alguna herramienta de control parental. Cada niño desarrolla sus habilidades sociales y emocionales a su propio ritmo, por lo que las pautas respecto a las aplicaciones más adecuadas para su edad son meramente orientativas. Como padre comprometido con su educación, eres quien más capacitado está para evaluar el desarrollo emocional y social de tus hijos. Si utilizas una aplicación de control parental como Qustodio, podrás adecuar su experiencia online a su grado de resiliencia digital. Este tipo de herramientas permiten bloquear los sitios web o las aplicaciones inadecuadas, establecer límites de tiempo o utilizar la opción de búsqueda segura para protegerles mientras desarrollan su resiliencia. A medida que maduren emocionalmente y aprendan a diferenciar por sí mismos los espacios seguros de los peligrosos, es posible que puedas empezar a levantar algunas de estas restricciones y a permitirles disfrutar de nuevas experiencias en Internet conforme vayan creciendo. De esta forma, podrás alcanzar un equilibrio saludable entre independencia y seguridad en una era en la que es fundamental desarrollar las habilidades necesarias para navegar por el mundo digital de forma efectiva.
Georgie Powell

Georgie es la embajadora de Qustodio en Reino Unido y la primera ejecutiva de Phone/Life Balance, una empresa que ofrece apoyo a los investigadores interesados en el bienestar digital. Es madre de dos niñas pequeñas.

La newsletter de Qustodio Consejos inteligentes para padres está diseñada para ayudarte a mantenerte informado como padre y criar a tus hijos en la era digital con un poco más de confianza. Sin alarmismos. Sin modas. Solo los mejores consejos de verdaderos expertos en la materia.

Suscríbete a nuestra newsletter Consejos inteligentes para padres y recibe recomendaciones de expertos todos los meses.