Resiliencia digital y redes sociales: aprende a fomentar la competencia social y emocional de tus hijos en Internet

By on 01-24-2021

Hoy en día nuestros hijos están sometidos a una enorme presión social en las redes sociales. Esta lista de herramientas para promover su resiliencia digital está especialmente enfocada a las redes sociales y te ayudará a asegurarte de que tus hijos estén preparados para gestionarla. 

Esta es la segunda parte de nuestra serie de artículos sobre la importancia de ayudar a los niños a desarrollar su resiliencia digital. Puedes leer la primera parte, «Resiliencia digital: aprende a fomentar la competencia social y emocional de tus hijos en Internet», en este enlace.

El suicidio de la adolescente de 14 años Molly Russell en 2019 fue uno de los primeros en atraer la atención de los medios a nivel internacional debido a la posible influencia que el contenido compartido en las redes sociales pudo jugar en su decisión. Pero el incremento de los casos de autolesiones y suicidio, especialmente entre las adolescentes, había comenzado una década antes. Según Jonathan Haidt, doctor por la Escuela de Negocios Stern de la Universidad de Nueva York y psicólogo social, y al que recientemente hemos tenido ocasión de escuchar en El dilema de las redes, el número de jóvenes que se autolesionan en EE. UU. ha aumentado un 62% en el caso de las adolescentes más mayores y un 189% en el de las niñas preadolescentes respecto a la década anterior (lo que coincide aproximadamente con la aparición de las redes sociales en 2009). El mismo patrón se observa respecto al porcentaje de suicidios, los cuales se han disparado un 70% en el caso de las adolescentes más mayores y un 151% en el de las preadolescentes. 

El 85% por ciento de los adolescentes utilizan actualmente las redes sociales, y para cuando cumplen los 13 y 14 años, ver contenidos desagradables en Internet ya se ha convertido en algo habitual para ellos. Y aunque saben a dónde deben acudir en busca de ayuda (como en el caso de los teléfonos de ayuda), muchas veces no lo hacen porque no consideran que su experiencia haya sido lo bastante traumática, así que a menudo se quedan con un sentimiento de ansiedad no resuelto que puede llegar a intensificarse con el tiempo. El contenido ofensivo, los discursos de odio y el racismo, afirman, «están en todas partes». Por desgracia, la pandemia del coronavirus no ha hecho sino aumentar el riesgo de que estén expuestos a las amenazas online. Les hemos proporcionado las herramientas necesarias para protegerse de los desconocidos, pero tienen problemas a la hora de diferenciar los mensajes graciosos de los contenidos perjudiciales.  

Sin embargo, los adolescentes no son los únicos que están expuestos a este tipo de riesgos. El Comisionado para la Infancia de Reino Unido ha descubierto que tres de cada cuatro niños de entre 10 y 12 años disponen de una cuenta en las redes sociales. A una edad tan temprana, los niños pueden desarrollar ansiedad debido a las exigencias de estas plataformas, como la necesidad de responder instantáneamente a los mensajes, ofrecer una imagen atractiva o «guay» de sí mismos e intentar obtener me gusta como sea.  

Estos ejemplos ilustran por qué es fundamental que los padres fomentemos la resiliencia digital en nuestros hijos desde que son pequeños. Esta capacidad les permitirá desarrollar las habilidades necesarias para aprender a reconocer las situaciones de riesgo para su salud física y emocional, recuperarse de los problemas y las dificultades y alcanzar el equilibrio y la perspectiva necesarios tanto en el mundo real como en el digital.  

La presión para encajar en un mundo perfecto

El Comisionado para la Infancia ha descubierto que, aunque en general los jóvenes comprenden la necesidad de proteger su privacidad y su seguridad física en Internet, son menos conscientes de que el hecho de compararse con los demás —incluyendo los famosos— puede acabar teniendo efectos negativos sobre su salud mental. Existe una creciente concienciación respecto al hecho de que no todas las fotos de Instagram son auténticas, y muchos usuarios han empezado a pregonar la necesidad de «mantenernos fieles a nosotros mismos» (aunque esta exigencia en sí misma puede llegar a convertirse en una fuente de ansiedad). Sin embargo, y a pesar de que cada vez damos más importancia a la autenticidad, los jóvenes se sienten presionados para mantener las apariencias en las redes sociales. A ellas les preocupa parecer atractivas; ellos prefieren transmitir una imagen moderna y seguir las últimas tendencias en moda. 

El peligro de los falsos influencers

Es importante que los padres sean conscientes de la presencia cada vez mayor de los falsos influencers en Internet, un fenómeno que puede exacerbar aún más esta búsqueda de la perfección. Los avatares generados por ordenador, que con frecuencia tienen «experiencias en la vida real», han obtenido una enorme cantidad de seguidores y, al igual que en el caso de los influencers de las redes sociales tradicionales, las marcas los utilizan para promocionar sus productos. Muchos de ellos tienen una apariencia extraordinariamente realista, lo que hace que en ocasiones resulte difícil saber si son reales o no.  

¿Qué son los ‘rinstas’ y los ‘finstas’?

Para los niños no es fácil comparar su vida con unas imágenes perfectas, y como creadores de contenido sienten la necesidad de estar a su altura. Muchos adolescentes hacen malabarismos para gestionar varias cuentas en las redes sociales con el único fin de satisfacer esa necesidad imposible de ser tan auténticos como perfectos. Normalmente se refieren a su perfil público principal como su cuenta ‘rinsta’ (acrónimo de las palabras inglesas «real», que significa auténtico, e «Instagram»). La segunda cuenta suele denominarse ‘finsta’ (acrónimo de «fake» o falso, e «Instagram»).  Los adolescentes utilizan estas cuentas como un espacio para publicar imágenes y vídeos destinados únicamente a sus amigos más íntimos. Irónica (y paradójicamente), son este tipo de cuentas las que les permiten ser más auténticos, ya que se sienten más cómodos hablando de sus problemas con un pequeño grupo de seguidores. Generalmente suelen cuidar más el contenido de sus cuentas ‘rinsta’, ya que el número de me gusta es una forma importante de valoración social.  

Troleo y ciberacoso en las redes sociales

La triste realidad es que el acoso está a la orden del día en las redes sociales. A diferencia del acoso escolar que tiene lugar en el patio del colegio, para los jóvenes es difícil escapar del ciberacoso, un fenómeno que también pueden experimentar en el ámbito privado, lejos del apoyo de sus amigos y familiares. Casi un 37% de los jóvenes de entre 12 y 17 años han sido acosados en Internet. El 30% asegura que lo ha sido más de una vez. Y algunos estudios indican que los discursos de odio entre los adolescentes han aumentado un 70% en Internet durante la pandemia. 

Las redes sociales generan en los jóvenes baja autoestima y problemas de imagen corporal, y la mitad de las víctimas de acoso escolar consideran que su aspecto físico fue una de las principales razones por las que fueron elegidos por sus acosadores. El 14% de los encuestados afirman que nunca han estado a gusto con su cuerpo, y más del 24% asegura que rara vez lo está. Este problema agrava aún más la ansiedad generada por la búsqueda de la perfección.  

El acoso no es el único problema al que se enfrentan nuestros hijos. El 23% de los estudiantes reconocen haber dicho o hecho algo desagradable o cruel a otras personas en Internet. Se trata de jóvenes que tienen muchas menos probabilidades de mostrar este tipo de comportamiento en la vida real. El porcentaje de los que afirman haber presenciado alguna situación de acoso es aún mayor (60%), pero la mayoría opta por no intervenir. Les preocupa el hecho de que todo lo que hacen deja una huella imborrable en Internet, y argumentan que, si existiera la posibilidad de intervenir de forma anónima, habría más probabilidades de que ayudaran a las víctimas. 

Aprende a apoyar a tus hijos en las redes sociales

A medida que nuestros hijos crecen, esperamos que desarrollen el conocimiento, la confianza y la fortaleza para resistir la adversidad, gestionar la incertidumbre y recuperarse de las experiencias estresantes o traumáticas. Esta capacidad se denomina resiliencia

Desarrollar la resiliencia en el mundo digital es tan importante como hacerlo en el mundo real. Internet es un espacio en el que tienen lugar todo tipo de experiencias positivas y negativas; de ahí la importancia de que ayudemos a nuestros hijos a desarrollar las habilidades necesarias para desenvolverse y protegerse emocionalmente en este entorno. Es lo que denominamos resiliencia digital

Aprende a desarrollar la resiliencia digital de tus hijos a las redes sociales

  1. Estableced límites
    >Ayuda a tus hijos adolescentes a configurar correctamente las opciones de privacidad para asegurarte de que interactúan con personas que conocen o en las que confían en los medios sociales.
    >Como padre, puedes valorar el uso de aplicaciones de control parental como Qustodio para limitar su acceso a los sitios web o las aplicaciones que consideres que son perjudiciales para ellos a esta edad y en esta etapa de su desarrollo.
  2. Ayúdales a reconocer los posibles problemas
    >Enséñales a identificar cualquier contenido perjudicial, ofensivo o que les pueda generar sentimientos negativos, incluida la necesidad de alcanzar la perfección.
    >Al igual que en el caso anterior, las aplicaciones de supervisión online como Qustodio pueden resultar útiles porque incluyen opciones como los informes de actividad online y notificaciones que te permitirán detectar cualquier comportamiento inusual por su parte.
  3. Enséñales a gestionar las interacciones negativas
    >Encourage your child to stop engaging with content that makes them feel like this. Help them to block or report harmful content or messages.  
    >Encourage them to consider what they are posting or sharing themselves, and how that might make others feel.
  4. Fomenta una buena comunicación
    >Mantén una comunicación abierta con tus hijos para que se sientan cómodos acudiendo a ti cuando vean algo preocupante. Asegúrate de que comprendan que nunca deben sentirse avergonzados a la hora de hablar contigo sobre sus experiencias en Internet.
    >Haz hincapié en los aspectos positivos y negativos de las redes sociales, y anima a tus hijos a dar su opinión al respecto.  
    >Anímales a denunciar cualquier situación de acoso que hayan presenciado en Internet.
  5. Enséñales a pedir ayuda
    >Haced capturas de pantalla de los mensajes de acoso o de cualquier tipo de contenido relacionado con depredadores sexuales y compartidlas con las autoridades.
    >Si te preocupa su salud mental, no dudes en buscar ayuda profesional para proporcionarles el apoyo emocional que necesitan para recuperarse de las experiencias que han vivido en Internet.

Recursos sobre el acoso escolar (bullying)

  • Cómo actuar frente al ciberacoso
  • Cada plataforma dispone de una guía propia para gestionar el acoso:
    undefinedundefinedundefined
  • Obtén más información sobre cómo gestionar el ciberacoso - The Diana Awards
  • Participa en este curso gratuito sobre ciberacoso para padres organizado por Kidscape - Kidscape
Georgie Powell

Georgie es la embajadora de Qustodio en Reino Unido y la primera ejecutiva de Phone/Life Balance, una empresa que ofrece apoyo a los investigadores interesados en el bienestar digital. Es madre de dos niñas pequeñas.

La newsletter de Qustodio Consejos inteligentes para padres está diseñada para ayudarte a mantenerte informado como padre y criar a tus hijos en la era digital con un poco más de confianza. Sin alarmismos. Sin modas. Solo los mejores consejos de verdaderos expertos en la materia.

Suscríbete a nuestra newsletter Consejos inteligentes para padres y recibe recomendaciones de expertos todos los meses.