OFERTA DE VERANO | Desconecta de las pantallas estas vacaciones con un descuento del 10% en Premium¡COMPRA YA!

May 19, 2022

Nuestros consejos para ayudar a tu hijo a estudiar online

Emily Lawrenson

Emily Lawrenson

Redactora Qustodio

How parents can help their children with online learning
El aumento del uso de la tecnología en las aulas y en los hogares se ha convertido en una dificultad añadida para los padres a la hora de ayudar a sus hijos a evitar las distracciones en Internet. Ahora que los niños se han habituado a utilizar la Red como su principal fuente de información, parece que la educación online ha llegado a nuestras vidas para quedarse. Y a pesar de que a muchos padres les preocupa el tiempo que sus hijos dedican a la tecnología, utilizar Internet como una herramienta educativa no tiene por qué ser necesariamente perjudicial para ellos. Prueba estas sencillas recomendaciones que te hemos preparado para ayudar a tu hijo a estudiar online y asegurarte de que la experiencia sea tan divertida como productiva.

1. Reserva tiempo para realizar actividades que no requieran el uso de la tecnología.

Puede que incluir esta sugerencia en una lista de recomendaciones para ayudar a tu hijo a sacar partido de la educación online a priori parezca algo contradictorio, pero no te dejes engañar por las apariencias. Los niños —especialmente cuando son pequeños— aprenden mejor a través de la interacción, ya sea en clase con sus amigos o con sus profesores. Intenta recrear este entorno interactivo sin la ayuda de dispositivos electrónicos siempre que sea posible y ayúdale a equilibrar el aprendizaje online con actividades prácticas en el mundo real que le ayuden a reforzar o a practicar lo que acaba de aprender. 

2. Elabora un horario para las clases y elige los momentos en los que podrá utilizar las pantallas.

Si tu hijo sigue el curso a distancia, lo más probable es que mantenga su horario escolar habitual, pero si utiliza Internet para hacer los deberes, o simplemente quieres animarle a probar alguna actividad educativa online en su tiempo libre, establecer vuestros propios horarios puede resultaros muy útil. Muchas veces tendemos a sobrecargar a los niños de tareas, y ayudarles a estructurar su día a día es una buena forma de enseñarles a crearse unas expectativas realistas y a gestionar correctamente su tiempo en el futuro. 

Otro de los aspectos que debes tener en cuenta es que nuestros hijos pasan cada vez más tiempo delante de la pantalla en el colegio, y es importante que les enseñemos a cambiar de hábitos cuando llegan a casa. Establece unos horarios de descanso durante las sesiones de estudio online para que tu hijo tenga la oportunidad de desconectar periódicamente; de esta forma, le resultará más fácil mantener el interés y la concentración. Utilizar una herramienta de control parental como Qustodio puede ayudarte a configurar todos sus dispositivos para que realice pausas regulares sin tener que estar pendiente del reloj ni de cuánto tiempo utiliza en total cada dispositivo. 

3. Ayúdale a desconectar de la tecnología y elimina las distracciones.

¿Cuántas veces has tenido la tentación de revisar el correo electrónico o las redes sociales durante tu jornada laboral? A todos nos cuesta resistir este tipo de impulsos, y a los niños les pasa lo mismo. Si tu hijo es pequeño, elige un espacio para él en el que no pueda ver sus juguetes favoritos y que no asocie a las actividades que realiza en su tiempo libre, y si es más mayor o ha llegado a la adolescencia, silencia las notificaciones en sus dispositivos, sobre todo en los que utiliza para estudiar.

Si has observado que se distrae con facilidad, una de las posibles causas puede ser el aburrimiento. Si este es su caso, una buena forma de mejorar su concentración puede ser permitir que se tome un pequeño descanso antes de seguir estudiando. Otra de las razones que puede provocar que se distraiga es que la tarea que está realizando le resulta demasiado complicada. Ayudarle a planificar paso a paso el trabajo que debe realizar online o a descomponer los proyectos en actividades más pequeñas y manejables puede contribuir a evitar que se sienta tan estresado.

How to help your child with online learning

4. Establece unos objetivos claros

Muchas veces, a los niños les cuesta entender qué se espera de ellos cuando no saben en qué se supone que deben concentrarse. Ayuda a tu hijo a empezar con buen pie antes de cada sesión de aprendizaje elaborando una lista de objetivos para facilitarle el estudio. Podéis incluso dividirlos en objetivos a corto y a largo plazo para que se haga una idea más clara de cuál es el objetivo general del aprendizaje y se concentre mejor en los diferentes pasos que tiene que llevar a cabo durante sus sesiones de estudio diarias. 

Intenta no establecer un objetivo demasiado ambicioso. Es mejor que os centréis en algo práctico, factible y específico. Los objetivos excesivamente vagos, como «Estudiar más», no se pueden medir ni gestionar: ¿qué significa exactamente «más» para ti o para él? Elegid una meta del tipo «Estudiar 30 minutos cada día» o algo similar que le resulte más manejable y más sencillo de alcanzar. 

5. Ayúdale a mantener la motivación.

Es posible que tu hijo muestre más reticencias a la hora de dedicar tiempo al estudio online cuando la materia en la que tiene que concentrarse no se encuentra entre sus favoritas. Este hecho no debería ser razón suficiente para que se rinda, pero es importante que seas su mayor apoyo durante el proceso. La disciplina es una destreza que se adquiere con el tiempo, por lo que ayudarle a mantener una actitud positiva mientras aprende le facilitará enormemente las cosas. 

Aunque no todos los niños encuentran la motivación de la misma forma, a continuación encontrarás algunas ideas que puedes probar en este sentido: 

  • Déjale tomar la iniciativa y seleccionar las actividades de aprendizaje a las que quiere dedicar su tiempo. Si te preocupa que elija únicamente temas con los que ya está familiarizado, puedes probar a prepararle una pequeña lista de actividades o aplicaciones; de esta forma tú podrás realizar la selección inicial, y él sentirá que tiene la última palabra al respecto. 
  • Evita criticarle o castigarle cuando muestre un comportamiento negativo e incluso recompensarle cuando realice acciones positivas. Si le ofreces 15 minutos más para jugar a cambio de concentrarse durante una sesión de estudio, o le prohíbes utilizar la consola o el ordenador por no haber terminado una tarea, estarás controlando su comportamiento en vez de su motivación. Realiza comentarios constructivos que contribuyan a reforzar su autonomía y le ayuden a sentirse más motivado para comportarse de forma diferente la próxima vez. 
  • Céntrate en el aprendizaje, no en los resultados. El aprendizaje es fundamental para que tu hijo desarrolle nuevas habilidades, y la satisfacción y la sensación de realización personal que obtiene cuando finalmente logra dominarlas pueden ser una excelente motivación para seguir aprendiendo. Recuerda que los errores también forman parte del proceso.
  • Anímale a mantener una comunicación abierta y sincera. Asegúrate de que comprenda que puede hablar contigo de lo que le gusta hacer y lo que no, incluidas las cosas que le parecen difíciles y las que le hacen sentirse orgulloso. A veces, lo único que tu hijo necesita para ayudarle a superar las dificultades es que valides sus sentimientos o le escuches.
Cada niño aprende de una forma diferente, pero estas recomendaciones prácticas han sido diseñadas con el objetivo de ayudar a tu hijo a desarrollar una serie de habilidades permanentes que potenciarán su aprendizaje y reforzarán su autonomía a la hora de estudiar de forma online. Si empiezas a aplicarlas en vuestro día a día, estamos convencidos de que contribuirán enormemente a que tu hijo disfrute de una experiencia de aprendizaje positiva en Internet

¿Cómo puede Qustodio ayudarte a proteger a tu familia?

Qustodio es la mejor forma de proteger a tus hijos en Internet y ayudarles a desarrollar unos hábitos digitales saludables. Nuestras herramientas de control parental te permitirán asegurarte de que no acceden a contenido inapropiado ni pasan demasiado tiempo delante de la pantalla.