CYBER MONDAY | Disfruta de nuestra protección Premium con un 30% de descuento solo durante hoy – AMPLÍA YA TU PLAN

Dec 28, 2021

Mi hijo es un ciberacosador. ¿Qué puedo hacer?

Dra. Nicole Beurkens

Dra. Nicole Beurkens

Psicóloga Infantil

worried my child is a cyberbully

Hoy en día, prácticamente casi todos los niños tienen acceso a Internet en su vida cotidiana. Mantenerse en contacto con sus amigos y compañeros es más fácil que nunca gracias a las redes sociales, los mensajes de texto, los foros online, etc. Es evidente que el uso cada vez mayor de la tecnología para conectar con otras personas tiene numerosas ventajas, pero también puede aumentar el riesgo de que nuestros hijos sufran problemas sociales, incluido el acoso escolar

El ciberacoso se ha convertido en un fenómeno habitual entre los más pequeños: en 2019, un estudio concluía que alrededor del 16% de los niños de entre 9 y 12 años habían sido víctimas de algún tipo de ciberacoso en Internet. Dado que el número de casos no deja de aumentar, es fundamental que los padres aprendamos a detectar las señales que indican que nuestros hijos pueden estar implicados. ¿Qué debes hacer si sospechas que tu hijo es un ciberacosador? En este artículo te enseñamos a detectar y a prevenir el ciberacoso en casa.

¿Qué es el ciberacoso?

El ciberacoso es una forma de acoso escolar que tiene lugar a través de Internet, como las redes sociales, las aplicaciones de mensajería instantánea, los videojuegos online, etc. Básicamente, consiste en enviar, compartir o publicar contenidos negativos o perjudiciales sobre otras personas. También puede incluir el envío de datos personales o privados con fines maliciosos. El ciberacoso puede ir dirigido contra una persona concreta, pero también hay ciberacosadores que acosan sistemáticamente a grandes grupos de usuarios. 

Aunque este fenómeno se produce con más frecuencia entre personas que tienen algún tipo de relación en el mundo real, las redes sociales y otro tipo de plataformas han permitido que los ciberacosadores puedan actuar contra completos desconocidos sin perder el anonimato, lo que ha contribuido a agravar el problema.  Hoy en día cualquiera puede acosar o trolear a otros usuarios en Internet de forma anónima y sin temor a las consecuencias. 

El ciberacoso puede producirse en cualquier tipo de entorno, como:

  • Foros online
  • Videojuegos online
  • Redes sociales (Instagram, Snapchat, TikTok, etc.)
  • Aplicaciones de mensajería instantánea
  • Correo electrónico

¿Por qué participan los alumnos en el ciberacoso?

El ciberacoso puede estar motivado por muchas razones, dependiendo de las circunstancias particulares de cada niño. Estas son algunas de las causas más frecuentes de que los alumnos se convierten en ciberacosadores:

1. Falta de habilidades sociales

Muchos ciberacosadores adoptan una actitud vengativa cuando tienen problemas para establecer relaciones duraderas en el colegio. Los alumnos a los que les cuesta hacer amigos tienen más probabilidades de agredir a otros niños en Internet y pueden empezar a ciberacosar a aquellos que consideran que les han maltratado en la vida real.

2. Antecedentes de acoso escolar

En algunos casos, las víctimas de acoso justifican su comportamiento actual porque ellas mismas han sido agredidas o han sufrido acoso en el pasado. Esto puede desembocar en situaciones en las que los niños que anteriormente han sido víctimas de acoso se convierten en ciberacosadores para desquitarse del trato que han recibido.

3. Sensación de impunidad

La propia naturaleza de Internet garantiza el anonimato de los ciberacosadores, los cuales suelen recurrir a cuentas alternativas y a otro tipo de medios para ocultar su identidad. Esta circunstancia suele generarles una sensación de total impunidad que suele incitarles a cometer acciones más graves.

4. Falta de supervisión

En el caso de algunas familias, los padres apenas tienen tiempo de supervisar lo que hacen sus hijos en Internet o tienden a minimizar su importancia. El hecho es que supervisar la actividad de nuestros hijos en Internet es una parte fundamental de nuestra labor como progenitores, sobre todo si tenemos hijos pequeños. Instalar una aplicación que nos permita ver lo que hacen en Internet puede ser una forma sencilla de evitar que utilicen esta herramienta de forma inapropiada. Yo considero que Qustodio es la mejor herramienta en este sentido; por eso suelo utilizarla con mis hijos y se la recomiendo a las familias de mis pacientes.

5. Necesidad de llamar la atención u obtener la aprobación de sus compañeros

Con frecuencia, los niños sienten que necesitan la aprobación o la atención de sus compañeros y de otros desconocidos de Internet, sobre todo en el caso de las redes sociales. Una posible forma de obtenerlas es difundiendo rumores o burlándose de otros niños. La presión de sus compañeros también puede llevarles a publicar contenidos negativos sobre los demás.

I think my child is a cyberbully

Señales de que mi hijo es un ciberacosador

Si sospechas que tu hijo puede estar ciberacosando a otros niños o quieres conocer cuáles son las principales señales de alarma en este tipo de casos, hay varios aspectos a los que debes estar atento. 

  • Los niños que ciberacosan a otros pueden mostrarse más reticentes a hablar de su actividad digital, especialmente de las personas con las que se relacionan por Internet.
  • Otra de las tácticas habituales de los ciberacosadores es usar varias cuentas en una misma plataforma. Con frecuencia, utilizan cuentas alternativas para ocultar su identidad o publicar contenido negativo sobre otras personas. 
  • Es posible que tu hijo muestre alguno de los síntomas asociados a la adicción a la tecnología, sobre todo cuando no está bajo supervisión adulta. 
  • Los niños que suelen cambiar de pestaña o cerrar las aplicaciones cuando hay alguien cerca también tienen más probabilidades de estar implicados en algún tipo de ciberacoso.

Puede que sus compañeros o los padres de estos hagan referencia a conversaciones o contenidos problemáticos que ha publicado tu hijo, lo que suele indicar que hay un problema subyacente.

Mi hijo es un ciberacosador. ¿Qué puedo hacer?

Como padre, tu principal objetivo en esta situación debe ser generar un cambio positivo en tu hijo y asegurarte de que las víctimas implicadas reciben la ayuda y el apoyo que necesitan. Eso significa que hay varias cosas que debes tener en cuenta:

1. Dale ejemplo con tu propio comportamiento

Nuestros hijos aprenden qué comportamientos son aceptables y cuáles no observándonos a nosotros, por lo que es absolutamente esencial que les demos ejemplo comportándonos de forma respetuosa y responsable. Independientemente de lo que suceda, mantener la calma puede facilitarnos mucho las cosas a la hora de ayudar a todos los implicados a encontrar una solución pacífica. Aunque es posible que estés muy alterado por la situación, procura enfocarla con la cabeza fría y céntrate en resolver el problema.

2. Explícale claramente las consecuencias

Lo mejor es que te sientes con tu hijo y que habléis abiertamente de las consecuencias que puede tener el ciberacoso. Además de perjudicar a otras personas, este tipo de comportamientos pueden tener consecuencias legales muy serias de las que muchos alumnos no son conscientes. Muchos adolescentes se sorprenden al descubrir que es posible que sus acciones terminen en un juzgado o algo peor. Aunque el objetivo no es asustarles, es fundamental que les enseñes que las decisiones que toman en Internet tienen consecuencias muy reales sobre su vida.

3. Intenta averiguar cuáles son sus motivos

Si logras comprender cuáles son las razones por las que tu hijo ciberacosa a otros niños, estarás un paso más cerca de resolver el problema. Abordar las raíces del problema puede ayudarte a identificar las causas subyacentes y a generar un cambio de comportamiento permanente.

4. Crea un plan para seguir adelante

Trabaja con tu hijo para elaborar un plan para él que le permita compensar su comportamiento y evitar que este tipo de incidentes vuelvan a repetirse en el futuro. Por ejemplo, puede que debáis dedicar algo de tiempo a hablar con sus compañeros, bloquear el acceso a ciertas aplicaciones o cuentas o configurar un sistema de supervisión en sus dispositivos como Qustodio.

Hoy en día nuestros hijos viven virtualmente rodeados de tecnología, y hay muchas probabilidades de que terminen desarrollando hábitos negativos. Como padres, es nuestro trabajo informarnos sobre los riesgos a los que están expuestos y contribuir a protegerlos mientras crecen. El ciberacoso puede parecer muy difícil de identificar y de prevenir, ya que casi siempre se produce cuando no estamos cerca para supervisar a nuestros hijos. Sin embargo, si aprendemos a identificar las señales de alarma, podremos intervenir para evitar que sigan desarrollando este tipo de conductas y ayudarles a comportarse de forma respetuosa y responsable en el mundo tecnológico en el que vivimos. 

¿Cómo puede Qustodio ayudarte a proteger a tu familia?

Qustodio es la mejor forma de proteger a tus hijos en Internet y ayudarles a desarrollar unos hábitos digitales saludables. Nuestras herramientas de control parental te permitirán asegurarte de que no acceden a contenido inapropiado ni pasan demasiado tiempo delante de la pantalla.