May 24, 2022

Niños y pantallas: ¿deberíamos limitar su uso en verano?

Qustodio & Marc Masip

Qustodio & Marc Masip

Expertos en seguridad digital

Is it ok to give extra screen time over summer

Al llegar las vacaciones, familias de todas partes del mundo recuperan esas rutinas de verano (o la ausencia de ellas) que tantos momentos inolvidables nos han regalado. La mayoría de los niños acaban el curso exhaustos pero eufóricos. Por regla general, suelen pasar más horas al aire libre, ya que aprovechan para ir a la playa o para quedar con sus amigos y disfrutar del buen tiempo. Sin embargo, como sucede normalmente con todas las cosas, esa sensación de euforia va desvaneciéndose a medida que pasan los días, y el móvil y los dispositivos digitales terminan convirtiéndose en el principal refugio de muchos niños para escapar del aburrimiento.

En Qustodio somos conscientes de que no siempre es fácil para los padres y los tutores mantener las normas que habéis establecido respecto al uso de las pantallas cuando llegan las vacaciones; por eso hemos intentado facilitaros un poco las cosas en este sentido. Con la ayuda de nuestro especialista en adicciones tecnológicas, Marc Masip, hemos recopilado nuestras mejores recomendaciones para ayudar a las familias a gestionar el uso de este tipo de dispositivos durante el verano y fomentar unos hábitos saludables en los más pequeños que les acompañen a lo largo de todo el año.

¿Es perjudicial que los niños dediquen más horas a la tecnología durante el verano?

El verano es muy largo, y seguro que hay varios argumentos a favor de permitir que tus hijos puedan disfrutar unas horas más de la tecnología, tanto desde su punto de vista como del tuyo.

En términos generales, el hecho de ampliar de vez en cuando los límites que habéis acordado respecto al uso de los dispositivos electrónicos no va a tener un gran impacto sobre sus hábitos ni sobre su bienestar. Sin embargo, mostrar una permisividad total no es lo mismo que hacer un pequeño cambio en las normas, las cuales has establecido seguramente para proteger su salud física y mental (entre otras cosas) y para ayudarles a desarrollar unos hábitos digitales duraderos que serán fundamentales para ellos cuando sean adultos. 

«La experiencia me ha demostrado que no es recomendable modificar el tiempo que los niños dedican a la tecnología en verano ni en ninguna otra época del año —explica Masip—. Aunque es posible que durante las vacaciones nos sintamos más tentados a relajar un poco las normas, el problema de permitir que pasen más tiempo delante de la pantalla es que enseguida se convierte en un hábito. Eso significa que luego les cuesta mucho volver a los límites anteriores cuando llega el otoño. De ahí que acudan más pacientes a mi consulta en septiembre que en cualquier otra época del año». 

¿Cuánto tiempo es recomendable que utilicen las pantallas en verano?

La clave, como siempre, es encontrar el equilibrio adecuado para tu familia. No existe una regla exacta para calcular cuánto tiempo deberías permitir que utilicen tus hijos la tecnología, ya que todo depende de su edad, de las necesidades de tu familia y, lo que es más importante, de la personalidad de cada niño. 

Tú eres quien debe decidir cuánto tiempo consideras adecuado que pasen delante de la pantalla y, en el caso de que finalmente decidas ampliar ese tiempo durante el verano, quien debe tener en cuenta cómo puede afectar eso a vuestros horarios habituales una vez terminen las vacaciones. A la hora de tomar una decisión sobre los límites que vas a establecer en este sentido, nuestra recomendación es que tengas presentes los siguientes aspectos: 

  • Cómo utilizan tus hijos las pantallas. ¿Están viendo un tutorial en YouTube para iniciarse en una nueva actividad, o su único objetivo es pasarse el día jugando a videojuegos? No es lo mismo hacer un uso intencional que pasarse horas reproduciendo vídeos de forma aleatoria, de modo que intenta ayudarles a dar prioridad a la calidad antes que a la cantidad en la medida de la posible.
  • ¿Utilizan la tecnología por iniciativa propia o porque tú les animas a ello? A veces nos cuesta centrar la atención de los niños y mantenerlos entretenidos durante las vacaciones de verano, sobre todo si tenemos que trabajar o estamos ocupados. Las pantallas pueden ser una forma de mantener ocupados a tus hijos, pero intenta utilizar el denominado «chupete digital» únicamente como último recurso. Una buena forma de hacerlo es planificar el día a día o elaborar una lista de diferentes actividades con antelación.

Una vez que entiendas cómo, cuándo y por qué desean utilizar tus hijos la tecnología, te resultará más fácil gestionar su uso y establecer unos límites adecuados para ellos durante las vacaciones de verano. 

Setting a summer screen time routine

Cómo mejorar los hábitos digitales de tus hijos en verano

1. No utilices la tecnología como una forma de negociar con ellos. 

Es evidente que es más fácil decirlo que hacerlo, pero intenta no utilizar la tecnología como premio. El objetivo es ayudar a tus hijos a desarrollar unos hábitos saludables, no proporcionarles una moneda de cambio

En palabras de Masip, «hay que resistir la tentación de utilizar la tecnología como un castigo o una recompensa. Hay muchas probabilidades de que termine convirtiéndose en un medio de chantajear a tus hijos, lo cual no es una buena forma de educarles. El hecho de sacar buenas notas, sobresalir en los deportes o colaborar en las tareas domésticas les ayuda a desarrollar su personalidad y no debería influir a la hora de permitirles pasar más o menos tiempo delante de la pantalla». 

2. Explica a sus tutores las normas que has establecido sobre el uso de la tecnología.

Si vas a dejar a tus hijos con algún familiar o algún otro tipo de tutor durante el verano, no puedes esperar que entiendan tus normas si no las conocen. Explícaselas claramente a todas las personas que van a cuidar de ellos durante las vacaciones o, por extensión, en cualquier otro momento del año. 

Conseguir que los más pequeños mantengan un horario estable en este sentido puede ser difícil cuando están fuera de casa, así que tal vez quieras considerar la posibilidad de utilizar una herramienta de control parental para asegurarte de que respetan las normas independientemente de dónde están y de con quién. 

Si tus hijos pasan cada vez más tiempo con sus abuelos, un vecino, e incluso con su otro progenitor en una casa diferente, y prefieres no compartir tu usuario y tu contraseña, la función Cuenta adicional de Qustodio puede resultarte muy útil. Esta práctica herramienta permite a otro padre o tutor configurar reglas y recibir informes sobre la actividad digital de tus hijos, lo que significa que podrás asegurarte de que mantienen unos hábitos consistentes estén donde este este verano. 

3. Céntrate en alcanzar el equilibrio adecuado en lugar de prohibirles utilizar la tecnología.

Cuando hablamos de cómo interactúan tus hijos con las pantallas, las prohibiciones no suelen ser la mejor solución. Masip conoce de primera mano los efectos que tienen este tipo de dispositivos en ambos lados del espectro, tanto en el caso de los padres que no establecen ninguna clase de límites como en el de los que deciden evitar totalmente su uso. 

«Tenemos que establecer unas normas y ceñirnos a ellas durante todo el año», afirma este especialista. «No podemos limitarnos a imponerlas y desentendernos del problema. Tenemos que sugerir a nuestros hijos actividades, insistir, estar allí cuando nos necesitan y pasar tiempo con ellos. Se trata de algo absolutamente fundamental, y la única regla de oro que existe a la hora de enseñarles a utilizar los dispositivos electrónicos de forma saludable. Hay que tener en cuenta que eso no significa prohibirles totalmente su uso. Lo único que provocan las prohibiciones es que nuestros hijos se rebelen». 

4. Establece límites y expectativas antes que empiecen a utilizar la tecnología. 

«El verano es una época de libertad, y también es un buen momento para desarrollar nuevos hábitos… especialmente hábitos saludables», explica Masip. 

Si tus hijos no saben cuáles son los límites, es probable que pasen más tiempo delante de la pantalla del que te gustaría. Habla claramente con ellos sobre lo que pueden y no pueden hacer antes de una sesión: por ejemplo, si estableces que un día pueden ver dos series de televisión o que pueden jugar a Roblox 30 minutos antes de comer, les ayudarás a entender cuánto tiempo tienen y cuáles serán las consecuencias si sobrepasan esos límites. 

5. Anímales a realizar actividades al aire libre. 

Es uno de los clichés que más repetimos en esta época del año, pero las actividades al aire libre pueden ser muy útiles a la hora de desconectar de la tecnología, tanto en tu caso como en el de tus hijos. Lo importante es que encontréis una hora del día durante la cual todos los miembros de la familia podáis descansar de la tecnología y aprovechar al máximo el tiempo que compartís. 

Si no podéis salir de casa, no te preocupes; podéis jugar a un juego de mesa, preparar unos batidos o realizar alguna manualidad. La diversión no tiene por qué ser necesariamente espontánea, por mucho que pensemos lo contrario. Habituaros a reservar parte de vuestro tiempo libre para realizar actividades familiares o quedar con vuestros amigos a una hora en la que todos podáis descansar de las pantallas, y antes de que os deis cuenta estaréis deseando que llegue el momento de pasar tiempo juntos en el mundo real.

Reducir progresivamente el papel que tiene la tecnología en la vida cotidiana de tus hijos no tiene por qué terminar convirtiéndose en una batalla diaria. En lugar de centrarte en establecer unas normas inamovibles, busca estrategias que contribuyan a mejorar los hábitos de toda la familia. Tus hijos tienen a su disposición infinidad de alternativas para entretenerse durante el verano sin recurrir a los dispositivos electrónicos, y si les ayudas a ser más conscientes del uso que hacen de ellos y estableces una expectativas claras al respecto, tendréis muchas más oportunidades para vivir momentos inolvidables en familia.  

¿Cómo puede Qustodio ayudarte a proteger a tu familia?

Qustodio es la mejor forma de proteger a tus hijos en Internet y ayudarles a desarrollar unos hábitos digitales saludables. Nuestras herramientas de control parental te permitirán asegurarte de que no acceden a contenido inapropiado ni pasan demasiado tiempo delante de la pantalla.